Seguir por Email

viernes, 29 de julio de 2011

LA NORMA UNE EN 15232: 2007. EFICIENCIA ENERGETICA EN LOS EDIFICIOS


La norma UNE-EN 15232 ofrece métodos para estimar el impacto de los sistemas de control y gestión en la eficiencia energética activa de los edificios

  • La base para comparar la eficiencia de la instalación
  • Principios de cálculo
  • Implementación rápida
  • Representación intuitiva y estructurada de la eficiencia de los sistemas de control y gestión



Cada sistema es clasificado acorde con su nivel de rendimiento. La clase C es el estándar en regulaciones nacionales



Para proyectos de renovación de edificios:



Basado en el rendimiento real, estimado o auditado, el estándar puede ser usado para estimar los ahorros proporcionados por los nuevos sistemas de control y gestión y traducirlos en retorno de inversión.



Para proyectos de nuevos edificios:



Ayuda para definir las especificaciones técnicas, guía a la hora de estructurar las ofertas, y es una herramienta para comparativa económica según el uso del edificio.



Cuando surgen opciones se puede utilizar el estándar para



  • Cuantificar y comparar los ahorros económicos teóricos vinculados a cada clase, y elegir una clase para el futuro sistema de control



     
  • Traducir la elección de la clase en un listado de funciones que deberían incluirse en las ofertas técnicas



    Reparto del consumo eléctrico en un edificio del sector terciario. 






En las instalaciones de edificios es posible realizar una racionalización de la energía sobre los elementos que más consumo tienen, con el objetivo de conseguir un ahorro energético que les permita reducir los costes fijos de explotación. Para poder reducir el consumo, los edificios e instalaciones deben dotarse de equipos electrónicos que automaticen funciones y que les permita ajustar los niveles de climatización e iluminación a unos valores que variarán en función de las condiciones de entorno, tales como temperatura exterior e interior y nivel de luminosidad exterior e interior en edificios.



Climatización e Iluminación Interior


La climatización es el primer servicio en cuanto a consumo global de energía en un edificio, según datos del IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energético) del año 2008, con un total del 60% del gasto energético, mientras que la iluminación ocupa el segundo lugar con un 28%.

Para poder tener una climatización eficiente de los edificios se debe controlar y actuar sobre la temperatura de cada zona de forma independiente. Un edificio energéticamente eficiente catalogado como Clase A según la norma europea UNE-EN 15232:2007. Eficiencia Energética en los edificios, debe tener instalados controladores de climatización (termostatos inteligentes) que gestionen cada zona y que dispongan de un bus de comunicaciones que les permita realizar un control remoto de la instalación. En control de un edificio por zonas reduce el gasto energético entre un 20 y un 30%. Este control permitirá poder optimizar al máximo el gasto energético de la instalación y comparar en fases sucesivas los cambios realizados para determinar si efectivamente reducen el gasto energético. Igualmente, el control remoto permite poder modificar temperaturas de consigna máximas y mínimas sobre cada zona de manera que el técnico de mantenimiento de la instalación puede ajustar a su voluntad los diferentes parámetros de cada zona para que tengan un consumo óptimo.

La automatización de la iluminación interior de un edificio puede ayudar a reducir hasta en un 60% el gasto energético de esta partida en la instalación. La aportación de luz natural en el interior del edificio varía en cada momento del día y hace que haya excesos de luz y por tanto un consumo de energía superior al deseado. El nivel de luminosidad en el interior de un edificio depende principalmente de la cantidad de luminarias en la instalación y de la aportación natural de luz hacia el interior del mismo. La arquitectura del edificio, su entorno, ubicación, etc. determina qué cantidad de luz natural incide en su interior. Este nivel varía en función de la hora del día y las condiciones climatológicas.
Un sistema automatizado para regulación de la iluminación se encarga de adaptar el nivel de luminosidad en el interior del edificio a un nivel predeterminado previamente. El mecanismo consiste en medir con unas sondas de luminosidad el nivel de luz en diferentes zonas del edificio y actuar sobre las luminarias regulando su luminosidad hasta conseguir que en cada zona haya el nivel determinado previamente. Con este sistema se consigue que en cada zona de la instalación haya el nivel de luminosidad correcto en cada momento y se consuma la energía justa, sin gastar más de lo necesario.
Otros mecanismos para reducir la energía a través de la automatización de la iluminación consiste en detectar la presencia de personas para activar la iluminación de las zonas de poco uso (almacenes, lavabos, etc.) y mantener las luces apagadas cuando no haya presencia de personas.
Finalmente, un sistema de gestión del edificio, debe contemplar la activación y el paro remoto de la iluminación a través de temporización horarios. Este mecanismo hace que las luminarias estén encendidas en los períodos horarios prefijados por el técnico de mantenimiento de la instalación, y evita que las luminarias queden encendidas cuando el edificio está desocupado.



Supervisión Energética



Una gestión energética efectiva requiere un flujo de información constante de la instalación (demandas, consumos, temperaturas, etc.).

Por lo tanto, implantar un sistema de supervisión de energía, compuesto por unidades de medida y control con las prestaciones requeridas en cada nivel, permitirá obtener esa información con garantía y calidad.

El entorno en el que se implanta el sistema de supervisión presenta una gran diversidad: instalaciones grandes, pequeñas, modernas, complejas…; usuarios con grandes conocimientos energéticos, sin ningún tipo de formación, sin tiempo de dedicación… Es posible afirmar que no existen dos instalaciones o dos usuarios idénticos, pero sí similares.

De este modo, resulta imprescindible una guía de ayuda para la elección del sistema de supervisión energética óptimo en función de las necesidades de cada usuario.



Sistemas Técnicos y Sistemas de Gestión



Los sistemas técnicos, como su nombre indica, están pensados para técnicos, usuarios con conocimientos eléctricos de la instalación y tiempo para la explotación del sistema instalado. En estos perfiles prevalece la información técnica, en detalle y abundancia, para su posterior tratamiento y análisis. Ideales para la supervisión y el control, estudios de carga y mantenimiento preventivo, etc.

Los sistemas de gestión responden a las necesidades propias del manager. En este caso el usuario no tiene por qué poseer los conocimientos eléctricos ni el tiempo necesario para la explotación del sistema. Facilitan la información previamente tratada y presentada de forma que la extracción de conclusiones sea inmediata.

Ideales para la asignación de costes a sus respectivos centros, cálculo de ratios, cumplimiento de objetivos, benchmarking, etc.



Arturo Martín
CEO
Global Green Ingenieros S.L.
Edificio ARIETE.
Calle Innovacion, 6-8.
Parque Empresarial PISA
E41927 Mairena del Aljarafe.
Sevilla
Spain

(www.grupoglobalgreen.es)