Seguir por Email

sábado, 1 de octubre de 2011

EFICIENCIA ENERGETICA EN INSTALACIONES TERMICAS

PRINCIPIOS BÁSICOS PARA EL AUMENTO DE LA EFICIENCIA ENERGETICA TÉRMICA.

Se considera fundamental el aislamiento térmico, en particular en todas las aplicaciones del frío, en la que hay una diferencia muy grande de temperatura y entre ellas, las de grandes superficies de intercambio térmico y mucho tiempo de funcionamiento, como son los almacenes frigoríficos. El establecer correctamente el espesor y el material adecuado del aislante, es muy importante. Los criterios empleados pueden ser de tres tipos: técnico para que sea correcto el funcionamiento, normativo o de obligado cumplimiento nacional o local y económico, este último suele ser más exigente que los anteriores y salvo algunos proyectos bien realizados, es poco usado.
Se debe distinguir entre colocar un aislante y en aislar, esta operación entraña ejecutar correctamente la colocación del material aislante y tomar las medidas adecuadas, para que en el tiempo las propiedades aislantes iniciales del material se conserven. Las nuevas normas sobre los materiales aislantes están introduciendo correcciones del coeficiente de conductividad en la edificación, debidas a la colocación o al envejecimiento natural de algunos materiales. En el campo del frio sobre todo en La conservación de productos congelados, como se juntan e interaccionan los fenómenos de transmisión de calor con los de masa o de vapor de agua, se complican mucho más las ejecuciones del aislamiento.
En el caso de la construcción en general, el régimen de transmisión de calor se separa del régimen estacionario, mucho más sencillo que el real, que es variable, en el cual tiene gran importancia la capacidad térmica de los materiales de construcción y la frecuencia predominante de la onda térmica. Las ondas térmicas anuales penetran con gran facilidad y se retardan algunos días, las diarias suelen entrar peor y retardarse entre 6 a 9 horas. Las décadas o conjuntos de días cálidos o fríos seguidos, es importante tenerlas en cuenta, en los estudios serios de entradas de calor en las edificaciones. En general los cerramientos, en el que el producto de la resistencia térmica por su capacidad sea grande, son los mejores en condiciones reales (régimen periódico), por tanto serán más eficientes energéticamente.
En la figura siguiente se ha representado la variación de la resistencia térmica prevista en paneles de materiales de cambio de fase microencapsulado con un vacío medio, en función de su espesor y del periodo de la onda térmica. Puede verse que aumenta muchísimo cuando crece la frecuencia. Hay un interesante campo de investigación por desarrollar en la construcción, pudiendo mejorarse grandemente la eficiencia energética.

 

En máquinas de producción de frío o en bombas de calor, la eficiencia energética de las mismas va a depender de: las diferencias de temperaturas entre los dos focos térmicos, del tamaño, del tipo de maquinaria, del sistema de regulación de capacidad y o de los fluidos refrigerantes empleados. Basta comparar catálogos o programas de cálculo de diferentes fabricantes de maquinaria, para ver las diferencias.
En el caso de instalaciones de climatización más que en las de frio propiamente dichas, influye la temperatura de condensación del fluido refrigerante, que puede variar mucho a lo largo del día y sobre todo del año. El COP estacional, es pues muy importante en los estudios de eficiencia térmica. El consumo eléctrico puede variar para unas mismas producciones de frio entre un COP de 2 y 6 de promedio en un año, en función de la elección del tipo de las máquinas, de su potencia, el número de ellas y del sistema de regulación de capacidad elegido. El sistema de condensación por aire o por agua tiene gran importancia, pues por cada grado que se reduzca la temperatura de condensación se aumenta la eficiencia del orden de un 3 %. La condensación por aire suele ser superior a 10 ºC con respecto a la de agua. Las medidas al respecto que en el caso de España recoge el RITE, tienden a aumentar la superficie de intercambio en el
caso de la condensación por aire, para contrarrestarlo, no se empleen las torres de refrigeración, que el riesgo de la Legionela ha introducido.
Las temperaturas del fluido secundario y del fluido refrigerante, tienen menor importancia, salvo que se empleen temperaturas muy bajas con mezclas glicoladas, en cuyo caso se pierden rendimientos del orden del 3 % por ºC, además de aparecer los problemas de subenfriamiento. Es importante el consumo de electricidad empleado en las bombas de los fluidos secundarios, tanto en frío con los sistemas inundados, como en climatización. No conviene sobrepasar velocidades de fluido secundarios de 1 m/s.
El consumo de los ventiladores, que suelen emplearse en la producción de frío, que son de tipo axial y bajo consumo, como en climatización que predominan los centrífugos de menor eficiencia energética, es muy importante, sobrepasando del 10 al 20 % de la energía térmica movida, el calor en ellos producido es muy importante, y hay que hacerles trabajar en la zona de óptimo rendimiento, es decir de mayor eficacia. El diseño de conductos de aire desde el punto de vista de eficiencia energética es pues muy importante, en las instalaciones de climatización.
El factor de forma, en los almacenes, en las naves, y en los edificios en general, es importantísimo. Es el cociente entre el área exterior y el volumen. Los elementos de mayor volumen y mayor simetría central, son los mejores. En cámaras frigoríficas pequeñas, el factor de forma suele valer 2 y en los grandes almacenes frigoríficos puede disminuirse diez veces, por lo tanto son mucho más eficientes.
La acumulación de calor, en general tiene gran importancia, pues permite arrancar las instalaciones por la noche, cuando las temperaturas de condensación son más bajas (siendo posible de paso, beneficiarse de las tarifas eléctricas más económicas), en el caso de emplear agua (líquida) se requiere grandes volúmenes, en el caso de emplear el hielo, hay que bajar mucho la temperatura de evaporación y utilizar mezclas glicoladas y bombas más potentes (de mayor consumo eléctrico). Los acumuladores de cambio de fase (PCM) a temperaturas positivas no tienen estos inconvenientes. Los acumuladores de cambio de fase microencapsulados y los “clatratos”, pueden ser la solución en un futuro, pues permiten acumular mucho frio y poderlo devolver rápidamente en las puntas cuando se requiera.
En la figura siguiente se ha representado la curva de carga de una instalación de climatización y se le ha incorporado el sistema de acumulación empleando un PCM en el cierre del circuito primario. Se han representado el funcionamiento normal sin acumulación y con el acumulador en dos casos con funcionamiento de descarga diurna con las máquinas o sin ellas. En la figura 4 se han indicado una vista de los tanques cilíndricos de 4 m3 empleados en una gran instalación de trigeneración empleando la acumulación de frio con PCM de 6 ºC.

 

Las aplicaciones del frio son muchas y en cada una se presentan problemas relacionados con una eficiencia energética diferente.
El aprovechamiento del frío gratuito o “free cooling” es un importantísimo factor de ahorro energético, que junto al enfriamiento evaporativo directo o indirecto, pueden permitir la eliminación de los sistemas de producción de frio por compresión en múltiples aplicaciones como: casetas de telefonía, naves industriales, polideportivos, reduciendo hasta 10 veces el consumo eléctrico. En las figura 5 y 6 se pueden ver los esquemas de principio de dos tipos de instalaciones.

 

Esquema de principio de funcionamiento de una caseta de telefonía con PCM de 26ºC.


Esquema de principio del funcionamiento, de la climatización de un Polideportivo, con energías renovables (solar y enfriamiento evaporativo) y con PCM de 24ºC.



En general, las instalaciones que recuperen energía térmica o donde se producen o se dispone de fuentes de calor o de frio marginales, como pueden ser el propio frio del agua de red en: lavanderías, mataderos, el frio o calor geotérmico o de pozos, junto a la acumulación de calor en PCM a temperaturas adecuadas constituyen una importante mejora de la eficiencia energética. 

BASES DE UN PROYECTO DE EFICIENCIA ENERGETICA
 
Ante un proyecto a realizar de frio o de climatización, lo primero que se tiene que hacer es pensar en aumentar la eficiencia energética. El técnico tiene que hacerse esta pregunta básica en cada caso. Si quiere encontrar una respuesta adecuada, tiene que introducir desde el principio un factor muy importante, el costo, este puede ser inicial, a la ejecución de la instalación, o en su vida media, incluidos los gastos previstos energéticos. En el caso de instalaciones existentes que se quieren ampliar o mejorar su eficiencia, aparecen otros factores complejos, tales como: espacios, obras a realizar, tiempos de ejecución y posibles interferencias. Se debe tener muy presente que solamente las soluciones económicas son las que se generalizan y por tanto, llevan a importantes beneficios.
Es fácil aumentar la eficiencia energética entre un 10 a un 20 % a costos razonables , siendo retornables las inversiones en un par de años, pero al aumentar ese porcentaje , los proyectos requieren un mayor cuidado y por tanto dedicación y esfuerzo, que directa o indirectamente repercutirá en los costos del proyecto . Sólo las soluciones muy repetitivas permitirán reducir los costos de estudio o proyecto.
Otro tipo de dificultades que se puede encontrar el técnico ante un proyecto, son los factores futuribles, como el costo de la energía, de gran importancia, los tiempos de funcionamiento y las posibles ampliaciones o reducciones a realizar, tal como, va actualmente la economía, estas últimas también pueden producirse y el costo del dinero, sobre todo esto en los países con gran inflación. 
DISCUSIÓN GENERAL

El precio de la energía es muy complicado de determinar y ha sido un elemento muy importante en el desarrollo económico. Hay países de economía liberal que no lo han intervenido nunca y se ha movido de acuerdo con su verdadero valor, otros muchos países, han visto que su control les era muy útil y que podría ser la energía una fuente de recaudación muy importante y fácil de adaptarse a las necesidades coyunturales. Cuando aparecen problemas unidos a la energía como los de tipo político, de contaminación, medio ambientales, sociales, además de los económicos, se producen problemas complejos y las soluciones no son tan sencillas. La liberación del precio de la energía y la firma de acuerdos internacionales están modificando mucho los condicionantes de precios y tipos de fuentes térmicas. [35]
El vector energético por excelencia es la electricidad y hasta que no se desarrolle otro como puede ser el hidrógeno, los cambios energéticos no van a sufrir grandes variaciones, siendo lo más importante a realizar el mejorar las eficiencias energéticas de las instalaciones, reduciendo los consumos y evitando el agotamiento de los combustibles fósiles. Las energías renovables presentan problemas inherentes por su posible intermitencia o falta de poderlas emplear cuando se las necesitan. El empleo del bombeo en las centrales hidroeléctricas, la política de tarifación horaria, la diversificación de medios de producción, la distribución regional que permiten las centrales de ciclo combinado, de mediana y baja potencia y sobre todo, el cambio de mentalización de que se debe reducir el consumo y tener presente en los costos todos los factores que intervienen, desde, el de las materias primas, la mano de obra, la contaminación y el ciclo de vida de todos los componentes.
La inercia térmica de los edificios, de los productos en los almacenes frigoríficos, las de los fluidos secundarios, la del terreno, o la de las instalaciones incorporadas a base de calor especifico o latente, como pueden ser el empleo de los materiales de cambio de fase (PCM), pueden ser interesantes y contribuir de forma importante al aumento de la eficiencia.
En general el aislamiento térmico, el aprovechamiento del calor o del frío del aire ambiente, tanto de forma sensible o latente, empleando la evaporación junto al aprovechamiento de la inercia térmica y el diseño más racional de las instalaciones de producción de energía y de su sistemas de regulación , serán las más interesantes.
Cualquier cambio importante de explotación o de planteamiento técnico necesita, motivación, cambios importantes de planteamiento y de tiempo. La educación y la selección natural, son sin duda, las formas más reales y el no perder, en cada momento, la perspectiva económica, sobre todo, en estos momentos que predomina en el mundo un sistema socioeconómico de tipo liberal.
La biomasa, sobre todo, la que disponemos como subproducto del campo o de la actividades humanas en los centros Urbanos, presenta problemas de contaminación, que resueltos puede resolver y contribuir grandemente. La intermitencia de la energía eólica puede resolverse aprovechando la inercia de toda la red energética o conjuntamente con nuevas instalaciones hidráulicas de bombeo. La trigeneración con producción de: electricidad, calor y frio, está comenzando, puede generalizarse, con mini y micro generación. Indudablemente se requiere: I+D+i, inversión, esfuerzo y tiempo. [36] y [37]. En plena crisis se ven los problemas y se estudian soluciones, pero es, entre ellas, cuando hay tiempo, y es, cuando se debe completar los esfuerzos. Afortunadamente la información se hace cada vez más rápidamente y se generalizan los resultados antes y los factores de escala en los desarrollos no son tan importantes.

CONCLUSIONES

El aumento de la eficiencia energética, es sin duda, el camino más importante que se puede realizar en estos momentos, para mejorar la economía, el medio ambiente y permitir un crecimiento sostenible de la humanidad, sin caer en depresiones, revoluciones o medidas drásticas sociológicas, como las sufridas en el último siglo.
Entre las mejoras de eficiencia energéticas que se pueden hacer a corto plazo, se consideran como más interesantes: el aislamiento térmico, el aprovechamiento de la inercia térmica, el uso de los materiales de cambio de fase, tanto en la construcción, como en la climatización y el aprovechamiento del frio gratis que puede aportar sin límites el aire ambiente, (tanto sensible, como latente).
En tiempos entre crisis energéticas y aprovechándose de las enseñanzas últimas sufridas en ellas, es cuando debemos profundizar en desarrollos e innovaciones encaminadas a mejorar las eficiencias energéticas.

Fuente: Instituto del Frío. CSIC. EFICIENCIA ENERGÉTICA EN EL CAMPO DEL FRÍO. M. Domínguez; C. García; J.Mª Arias




Arturo Martín
CEO
Global Green Ingenieros S.L.
Edificio ARIETE.
Calle Innovacion, 6-8.
Parque Empresarial PISA
E41927 Mairena del Aljarafe.
Sevilla
Spain

(www.grupoglobalgreen.es)